Palacio Mayoralgo

En el patio del Palacio de Mayoralgo se efectuaron durante meses diversas excavaciones arqueológicas con la intención de tener un conocimiento más amplio de la evolución histórica de la ciudad. Estas intervenciones fueron lideradas por el arqueólogo Marc Jiménez Marzo, de las cuales se obtuvieron restos de cerámicas, metales, monedas, fauna,…, además del hallazgo de estructuras tales como: muros, pavimentos, fosa, silos, entre otros muchos.

Durante dichas intervenciones se pudo determinar diversas fases de ocupación de la ciudad, desde el siglo I a.n.e. hasta nuestros días, diferenciando a grosso modo dos “ciudades”: La Norba Caesarina romana y Cáceres propiamente dicha.

Los romanos fundan en el siglo I a.n.e. una ciudad que, por los datos hasta ahora conocidos, se abandonaría en época bajoimperial, es decir, en algún momento entre los siglos IV y VI d.n.e., por lógica, se podría decir que esta ciudad perdura hasta la llegada de los musulmanes en el año 711. Después Cáceres no está ocupada hasta la llegada de los almohades en el 1174. La construcción de una fortaleza por parte de los almohades marca el inicio de la ciudad de Cáceres que hoy en día conocemos.

Por lo que respecta a la ciudad romana, la zona monumental de la ciudad, seria parte del foro. Dentro de lo que es esta época, se ha podido determinar diferentes fases:

  • Una primera fundacional datada en el siglo I a.n.e., a la que corresponden una primera fase de la zona monumental, con la más que probable edificación de unas termas.
  • Una segunda, que corresponde a una reforma de la ciudad monumental llevada a cabo entre época de Augusto (27 a.n.e.- 14 d.n.e.), y la primera mitad del siglo I d.n.e. Lo que se hace es amortizar las termas y construir un ninfeo o fuente monumental.
  • Entre finales del siglo I y el siglo II se hace otra reforma, no tan importante como la anterior, en la que añaden dependencias, aún por determinar su función.
  • En el siglo IV hay una reurbanización de la ciudad, detectable por el abandono, y en según que zonas, destrucción de las anteriores estructuras, y la edificación de otras de mucha menos entidad. Al parecer se aprovecha el espacio monumental para la construcción de viviendas.

Posteriormente a estas épocas, en la zona del Palacio de Mayoralgo, entre los siglos XIV y XV se reestructura este lugar, enterrando las paredes para nivelar el terreno y hacer una calle. Posteriormente, entre los siglos XV y XVI, se construye un arrabal encima de la calle. Finalmente, a mediados del siglo XVII, se arrasa este arrabal y se hace el jardín del palacio, el cual a perdurado hasta nuestros días, solamente hemos detectado la existencia de servicios (cloacas) entre los siglos XVIII y XIX, y la construcción de un edificio en el siglo XX.

Plano Mayoralgo

Galería