tecristiana

En el siglo XII, la ciudad de Cáceres aún se encontraba en poder musulmán. Ante el avance de las tropas cristianas, nada fue suficiente para evitar la conquista de la ciudad a manos de Alfonso IX. Tras varios años de asedio, el 23 de abril de 1229, día de San Jorge (por ello se eligió patrón de la ciudad), Cáceres ya formaba parte del reino Cristiano. Comprendiendo así el gran periodo de la Edad Media.
Tras esta reconquista Cristiana, Cáceres se convirtió una villa libre, construyendo iglesas en lugar de mezquitas; palacios cristianos sobre primitivos palacios musulmanes, entre otras muchas modificaciones. Todo esto gracias a grandes fortunas procedentes de America.

Desmoche de las Torres

Tras imponerse en la lucha por la sucesión de Enrique IV a su sobrina Juana la Beltraneja, la Reina Isabel la Católica dictó el derribo de las torres que superasen la altura de los tejados de los palacios de la nobleza cacereña que, mayoritariamente, habían apoyado a la Beltraneja. Es lo que se conoce como el desmoche de las torres. Así, desapareció el perfil militar de la ciudad y le otorgó un aspecto que ha sobrevivido hasta la actualidad. El Palacio de las Cigüeñas es el único al que se le respetó la altura de su torre original porque su propietario, Diego de Ovando, apoyó a la reina Isabel. Las torres cristianas están construidas con piedra, sillería y mampostería. En las fachadas suele haber matacanes, unas plataformas desde las que los defensores podían lanzar proyectiles o líquidos incandescentes. Las torres cristianas tienen ventanas para iluminar y ventilar las habitaciones interiores.

Galería

Enlaces de interés